Ante un nuevo gobierno de Venezuela una estrategia colombiana no bélica
Connect with us

Opinión

Ante un nuevo gobierno de Venezuela una estrategia colombiana no bélica

El gobierno colombiano, integrante del grupo de Lima, antes de pensar en romper relaciones diplomáticas debe aplicar un poco el refrán que reza “si no puedes con tu enemigo, únete a él”.

Published

on

ViveElMeta.com

En la mañana de hoy nuevamente Nicolás Maduro tomó posesión como mandatario de los venezolanos. Lo hizo contra todas las manifestaciones de rechazo por parte de sus miles de opositores paisanos y extranjeros, que lo consideran un dictador.

También con el beneplácito de seguidores en su país y de representantes de países que con su presencia le brindan sus respaldos.

De frente a esta realidad considero que el gobierno colombiano, integrante del grupo de Lima, antes de pensar en romper relaciones diplomáticas debe aplicar un poco el refrán que reza “si no puedes con tu enemigo, únete a él”.

Pero más que buscar acercamientos con Maduro, sí le conviene pensar en la reconstrucción y reordenamiento social y económico de la nación vecina, pidiéndole a los presidentes de Rusia, China y Turquía, fuertes aliados estratégicos del país bolivariano, que como cooperación o retribución le brinden urgentes asesorías y acompañamientos al gobierno de esa nación para introducir e implementar modelos económicos agroindustriales a gran escala acordes y ajustados a la geografía venezolana.

La caótica crisis social que hoy allá ocurre, que con éxodos humanos masivos impacta a países vecinos, es el quiebre de un anquilosado sistema oficial de dependencia de las rentas petroleras que por más de medio siglo les derivó paternalismo gubernamental y corrupción en elevadas proporciones.

Acerca del respaldo monetario para encaminar al país hacia nuevos rumbos agropecuarios e industriales, opino que no lo tienen que buscar afuera porque para eso cuentan con sus riquezas minerales de coltán, hierro e hidrocarburos, de significativa demanda mundial.

Para la fuerza productiva nacional, propiciar estrategias con el fin de repatriar talento humano que logró formarse académicamente en tiempos de prosperidad petrolera. Así mismo, importantes deben ser las reformas a los sistemas de educación en todos los niveles.

Como resultado, los países receptores de miles de venezolanos desplazados en altos índices los mirarán retornar a su patria, por ello el beneficio será bilateral.

Pienso que la desventura nacional que ahora padece Venezuela, con la guianza de los gobiernos aliados –Rusia, China y otros- y el obligado cambio de mentalidades en los venezolanos se puede convertir en fortaleza para levantarse de entre las cenizas.

A la postre, ellos –los venezolanos- definirán quien los gobierne.

Según mi entender, si el gobierno de Colombia quiere ayudar para sacar de la desesperanza a los venezolanos lo debe hacer no con planes bélicos, sino aportando desde la diplomacia, para que allá se implementen políticas de reconstrucción social y económica como la que aquí comparto.

Lo Más Leído Del Mes