Delincuentes en barrio "Mi Llanura" ya no respetan ni a las autoridades
SÍGUENOS

Actualidad

Delincuentes en barrio “Mi Llanura” ya no respetan ni a las autoridades

La comunidad denuncia incremento de hurtos en su parque principal, debido a que en horas de la noche el lugar se presta para que los delincuentes se reúnan a consumir sustancias psicoactivas y a esperar a sus víctimas cuando llegan de trabajar y estudiar.

Publicado

on

Foto: Cristian Rojas Cerón

La comunidad del barrio Mi Llanura de Villavicencio, denuncia incremento de hurtos en su parque principal, debido a que en horas de la noche el lugar se presta para que los delincuentes se reúnan a consumir sustancias psicoactivas y a esperar a sus víctimas cuando llegan de trabajar y estudiar.

Ver: Elecciones 2018: ¿A quién elegiría usted? Conozca sus propuestas y decida

La misma comunidad asegura que ya han informado a las autoridades en repetidas ocasiones de los hurtos, pero que hasta el momento no ha habido una solución para disminuir está problemática que tanto los aqueja, pues indican, que se han presentado enfrentamientos entre los delincuentes y la policía en el momento en que los uniformados les exigen documentos y requisas. Agregan que si no hay respeto por los que velan por la seguridad de la ciudad, mucho menos va haber respeto por el ciudadano.

Aunque el parque actualmente está siendo remodelado, este no cuenta con alumbrado público y por la cantidad de árboles en su alrededor, es totalmente oscuro, esto impide la visibilidad de los transeúntes y favorece a los delincuentes, debido a que se pueden ocultar sin que alguien los observe.

Martha Sánchez, residente del sector, expresó que se siente preocupada porque cada vez son mas los delincuentes que se apoderan del parque, sin importa si es de día o de noche. Además agregó que “A mis hijos no los dejo ir a jugar ahí, porque después aprenden mañas… a los delincuentes ya no les importa nada, eso consumen ahí delante de todos sin importar que haya niños”.

Cabe mencionar que si hay presencia de las autoridades en el sector, pero no es suficiente para mitigar esta problemática que cada vez se apodera del barrio Mi Llanura.

Turismo

Los Ocarros, entre los cinco parques de Colombia que no se puede perder

Entre los factores que hacen de este un lugar especial, están los 1492 ejemplares de 148 especies que alberga, y que funciona como hogar de paso de Cormacarena, permitiendo el ingreso de animales víctimas del tráfico ilegal.

Publicado

on

ViveElMeta.com

El Bioparque Los Ocarros, único dedicado a la preservación, rehabilitación y conservación de la fauna nativa de los Llanos Orientales, figura en el selecto grupo de los cinco atractivos turísticos de Colombia que nadie debería perderse, según una reciente publicación de ElTiempo.com.

Entre los factores que hacen de este un lugar especial, están los 1492 ejemplares de 148 especies que alberga, y que funciona como hogar de paso de Cormacarena, permitiendo el ingreso de animales víctimas del tráfico ilegal.

Valor ingreso: $15.000 adultos.

En el listado también figura Cafam Melgar, un lugar ubicado a 3 horas de Bogotá. Este ofrece un completo menú de comidas y cómodos alojamientos en las casas vacacionales y en los hoteles Kualamaná y Almirante.

En los clubes Los Helechos y Los Almendros hay piscinas, juegos de mesa y bolera, pero el imperdible de Cafam Melgar es Cafalandia Parque Acuático, un divertido espacio que tiene atracciones como el Castillo, las fuentes mágicas, el barco pirata, la piscina de olas y toboganes. Como novedad está Río Lento, un relajante circuito de 398 metros de largo.

Valor del ingreso: varía según categoría de afiliación.

A una distancia muy similar desde la capital, en Tibasosa – Boyacá, se encuentra el Zoológico Guátika, donde viven más de 90 especies, la mayoría rescatadas del tráfico ilegal de fauna. Allí podrá conocer el tigre blanco, los imponentes jaguares y los osos grises.

Guátika ofrece también opción de alojamiento en un hostal pequeño, pero acogedor.

Valor ingreso: $25.000 (varía si incluye alojamiento).

El medio también ubica al Parque Nacional del Café en el selecto listado. Este se encuentra Montenegro – Quindío y permite, entre otras cosas, ver la zona cafetera desde el teleférico, viajar en tren para observar el paisaje en el que los guaduales son protagonistas, y disfrutar de las atracciones mecánicas.

Valor ingreso: entre $26.000 y $60.000 por persona, según las atracciones.

Y finalmente, aparece el Cañón del Chicamocha, ubicado en Santander. Este ofrece un clima ideal y una vista inigualable.

Esta es la carta de presentación de Panachi, que ofrece atracciones como parque infantil, teleférico y la granja de Paco, así como otras más extremas: torrentismo y cable vuelo.

Valor ingreso: $25.000 (varía si incluye acuaparque y teleférico).

Continúe Leyendo

Turismo

Argentino pedaleó hasta México y se enamoró de Villavicencio en su regreso

Para esta fecha, Luis Ignacio completa un año y ocho meses fuera de casa. Recuerda que fue en enero de 2017 cuando partió desde la ciudad de Tucumán, al norte de Argentina, y estima que a la fecha ha recorrido más de 20 mil kilómetros a bordo de su bicicleta.

Publicado

on

ViveElMeta.com

Luis Ignacio Larrea, el joven que meses atrás acaparó los titulares de la prensa internacional por haber viajado en bicicleta desde su natal Argentina hasta México, se encuentra en Villavicencio y planea quedarse por unos meses más.

Vea también: Inicia el ‘Circuito Nacional de Circo Teatro’ en Villavicencio

Larrea llegó a la capital del Meta en días pasados, cuando para completar su aventura decidió tomar una ruta distinta a la que recorrió durante su ascenso al país ‘manito’, la intención era visitar las ciudades que se le escaparon en el trayecto de ida. Sin embargo, conocer Villavicencio le ha hecho a pensar seriamente sobre la posibilidad de suspender su viaje, al menos por lo que resta del año. 

Me siento a gusto acá, me gustaría quedarme un tiempo largo, me gustaría ver la posibilidad de trabajar y conocer un poco la ciudad (…) Mi idea es quedarme por lo menos hasta fin de año, pero vamos a ver cómo se dan las cosas” declaró.

Para esta fecha, Luis Ignacio completa un año y ocho meses fuera de casa. Recuerda que fue en enero de 2017 cuando partió desde la ciudad de Tucumán, al norte de Argentina, y estima que a la fecha ha recorrido más de 20 mil kilómetros a bordo de su bicicleta.

A lo largo de su viaje ha conocido 13 países, entre los que están Bolivia, Perú, Ecuador y “todos o casi todos los de centroamérica”, incluido México, que era su principal objetivo.

El estar en tantas ciudades le ha permitido obtener fotografías de los lugares y las personas que conoce, las mismas que imprime y pega a un imán para luego venderlas como decoración para refrigeradores, y así costearse los días.

De momento, quiere experimentar en esta capital y evaluar la posibilidad de quedarse, pero si no se le dan las cosas, deberá regresar a su lugar de residencia y buscar el ejercicio de su profesión (Licenciatura en Educación Física), la que dejó a un lado por emprender la travesía que hoy lo tiene aquí.

 

Continúe Leyendo
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Lo Más Leído Del Mes