Conéctate con nosotros

Regionales

Antes del 15 de noviembre Villavicencio tendría agua las 24 horas

El Gobierno nacional se comprometió a través de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (UNGRD) a gestionar los recursos faltantes para la construcción de una nueva bocatoma para Villavicencio, con la que se garantizaría el suministro de agua si se volvieran a presentar fallas en la red principal desde quebrada La Honda.

Publicado

on

De manera articulada el los Gobiernos nacional, departamental y municipal, iniciarán labores para que antes del 15 de noviembre próximo, la capital del Meta pueda contar con el servicio de agua ininterrumpido durante las 24 horas. 

Vea también: $32.000 millones costaría una bocatoma alterna para el acueducto de Villavicencio

La primera de las labores que han sido programadas está a cargo de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), y consiste en seguir con los trabajos de recuperación de la línea de aducción del acueducto 200 metros abajo de la bocatoma de quebrada La Honda, solucionando el daño que produjo un derrumbe el pasado 12 de mayo.

La siguiente tarea le corresponde a la Gobernación del Meta, que a través de la Empresa de Servicios Públicos del Meta (Edesa) tendrá que recuperar 120 metros de tubería en el sector ‘Carlos Julio’, los cuales fueron arrasados por una avalancha el pasado 26 de agosto.

Según Orlando Guzmán Virgüez, gerente de Edesa, con el cumplimiento de estos dos primeros puntos será posible garantizar el envío de agua desde la bocatoma de quebrada La Honda hasta la Planta de Tratamiento de La Esmeralda, y que Villavicencio tenga agua durante todo el día.

Sin embargo, quedan dos tareas más por realizar; la tercera consiste en el mejoramiento de la actual línea de aducción del acueducto y estará a cargo de Edesa, encargada de contratar las obras pendientes en los sectores ‘El Castrillo’, ‘Aguas Calientes’ y ‘la Ye’, para las que se ha comprometido a abrir el proceso de licitación en diciembre e iniciar las obras en enero de 2019. Estas obras son las que hacían parte del fallido contrato por $65.921 millones suscrito por Edesa y la Unión Temporal Bocatoma en el año 2011.

Y la cuarta y última tarea, a cargo del Gobierno nacional a través de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), el departamento del Meta y el municipio de Villavicencio, consiste en la construcción de una bocatoma alterna, desde quebrada Blanca en la vereda María La Alta, que permita garantizar el suministro de 900 litros por segundo de agua, con los que se atendería cualquier emergencia en el evento de que se vuelvan a presentar fallas en la red principal desde quebrada La Honda.

El aporte anunciado este fin de semana por el Gobierno nacional, a través del director de la UNGRD, Eduardo José González Angulo, es gestionar entre 20.000 y 25.000 millones de pesos para ser invertidos en la primera etapa de la construcción del proyecto en mención. La Gobernación del Meta y la Alcaldía de Villavicencio deben conseguir los recursos restantes para terminar la segunda etapa del proyecto, que sería de entre 12.000 y 7.000 millones de pesos.

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS