Conéctate con nosotros

Villavicencio

La guerra contra la ‘olla’ del microtráfico en el Popular

Adriana Cétarez, líder comunal, ha encabezado una lucha contra el expendio y el consumo de sustancias alucinógenas que ha cobrado vidas y llevó a que este barrio fuera catalogado por años como uno de los más peligrosos.

Publicado

on

Foto: Ilustración @ViveElMeta

Las autoridades adelantaron durante varios años diferentes operativos con el objetivo de atacar el tráfico de estupefacientes en el barrio Popular de la capital del Meta. Medios nacionales informaron que en febrero del año 2013 mediante la operación Dinastía se capturó a cabecillas, administradores y distribuidores de la estructura delincuencial que operaba en esa zona de la ciudad.

Entre los capturados en la mencionada operación se encontraban Jesús Rojas, Deissy y Jenny Prieto Pardo, Paola Cárdenas, Olga y José Núñez Amaya, Carmen Guevara y Shirley Hincapié. Varios de ellos tienen vínculos familiares y se hicieron reconocidos en el sector por su relación con el comercio de estupefacientes que hizo del Popular una zona de alta peligrosidad.

Lea también: U. Externado solicitará anulación de maestría de Jennifer Arias por plagio

Fue justamente en el 2014 durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, cuando se dio la orden de erradicar la mencionada ‘olla’, que para ese entonces según consta en denuncias radicadas ante la Fiscalía, ya había generado amenazas a por lo menos 16 líderes que asumieron el reto de hacerle frente.

Adriana Cétarez, presidenta de la Junta de Acción Comunal del sector, es la mujer que en representación de su comunidad decidió tomar la vocería y librar una batalla para erradicar el grave problema de delincuencia que tanto los ha afectado.

Frente de seguridad

Vecinos armados de palos salían a las calles para evitar que la delincuencia les ganara, denunciaban y se mantenían firmes en el objetivo de evitar que la criminalidad tomara el poder, “no había cansancio ni temor alguno, sabíamos que unidos éramos más fuertes y Adriana siempre nos impulsó para luchar por nuestro sector”, relató Carlos Contreras, habitante de la zona, quien dialogó con ViveElMeta.

Contreras aseguró que se requiere un mayor apoyo de la Policía en la ciudad para garantizar que el trabajo de tantos años no se pierda, “aquí no podemos dejar que nuevamente se descontrole todo, los policías deben estar en patrullajes constantes y atendiendo el llamado de la ciudadanía”.

Riesgo

Las capturas y las muertes producto de las disputas por el negocio ilegal llevaron a que con el paso del tiempo el barrio fuera recuperando su tranquilidad. Adriana, siguió al frente en la lucha, teniendo claro que el riesgo de que se reactivara la ‘olla’ seguía latente, tal y como sucedió en el 2020, cuando la líder comunal denunció que nuevamente se veían habitantes de calle y personas ajenas al barrio llegar a comprar estupefacientes.

“Nos llegó una información de que integrantes del Clan del Golfo habían estado aquí para anunciar que se tomarían el negocio del microtráfico, eso lo di a conocer en un consejo de seguridad”, puntualizó la líder.

Otra de las fuentes consultadas por este medio y quien solicitó no revelar su identidad por motivos de seguridad, afirmó que, con base en las averiguaciones que hicieron en aquel entonces se conocieron detalles de la forma en que funcionaban los expendios, “al lado del caño Maizaro, donde no había cámaras de seguridad se hacía entrega de la droga. Eran las mismas familias de siempre las que manejaban el negocio que destruyó tantas vidas y que aún se mantiene como una sombra en nuestro barrio”.

Los delincuentes de la zona han sido en su mayoría reincidentes, aquellos que recibieron la medida de casa por cárcel aprovecharon para seguir en el comercio de estupefacientes que, aunque se redujo drásticamente, se mantiene latente.

Temor

“Uno prefiere quedarse callado y no hablar de eso«.

En el barrio al indagar sobre la problemática y los protagonistas de esta, se respira un aire de temor entre los ciudadanos, “uno prefiere quedarse callado y no hablar de eso, pero puedo contarles que la situación aquí fue muy dura, la droga trae consigo muertes y en general una violencia absoluta que era lo que se vivía, uno sentía temor de tener que salir a la calle, sobre todo en las noches”, puntualizó Teresa Agudelo.

Adriana recordó que años atrás no era posible pasar hacia el barrio El Recreo en moto, “porque los delincuentes salían como pirañas. Aquí desmembraron a una chica hace más de 10 años, mataron a un policía porque vino a luchar contra el microtráfico”.

«Ningún padre merece las lágrimas de tener un hijo drogadicto para que otro se enriquezca…»

La líder comunal afirmó que “ningún padre merece las lágrimas de tener un hijo drogadicto para que otro se enriquezca, eso es matarlos en vida. Ver de nuevo a los jóvenes consumiendo es muy doloroso, con la disculpa de la pandemia salieron delincuentes reconocidos a seguir con el negocio”.

Demoliciones

El 24 de marzo de este año en la calle 28 con carrera 12 del Popular se llevó a cabo la demolición de dos ‘ollas’ de microtráfico de la ciudad, lugares que eran aprovechados por los habitantes de calle, consumidores de droga e incluso ladrones que veían en ellas una guarida.

El mal no seguirá robando la vida de nuestros jóvenes en Villavicencio. Hoy, en el barrio Popular tumbamos ollas de microtráfico. En simultánea, 50 allanamientos en todo el país #Plan100ContraElMicrotráfico. La denuncia es la llave de la seguridad”, señaló el ministro de Defensa, Diego Molano, sobre la acción de gran impacto para la comunidad del Popular.

Entre la ciudadanía se destaca que en el barrio actualmente se pueda transitar con normalidad gracias a su propia lucha, gracias a que no dieron el brazo a torcer, pero se mantiene una alerta ante el fantasma de la criminalidad que los acecha.

 Finalmente, Adriana puntualizó que la delincuencia se tiene que acabar mediante un trabajo real y de compromiso por parte de las autoridades, “si les quedó grande que nos digan y con la comunidad salimos nuevamente a las calles. Cuatro delincuentes no pueden acabar con tanta gente buena, me da miedo que me maten, pero me pueden más las lágrimas de las mamás que han tenido que ver morir a sus hijos por la droga”.

Redactado por: Fernando Betancourt Duran

Fuentes consultadas:

  • Adriana Cétarez (Lider barrio Popular)
  • Alcaldía de Villavicencio
  • MEVIL – Policía Metropolitana de Villavicencio
  • Entrevistas: Teresa Agudelo, Carlos Contreras y Adriana Cétarez

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS