Concejo de Villavicencio: los retos del próximo cuatrienio
Conéctate con nosotros

Opinión

Concejo de Villavicencio: los retos del próximo cuatrienio

Estamos listos para afrontar el enorme desafío de devolverle el rumbo a la ciudad que amamos: Villavicencio sí tiene arreglo.

Publicado

on

ViveElMeta.com

Por: Armando Baquero, concejal electo de Villavicencio.

Hacia las 10:57 de la noche del pasado 29 de octubre, se nos hizo realidad el sueño de llegar al Concejo de Villavicencio. Desde ese momento, asumimos con responsabilidad el compromiso de continuar con un estudio riguroso de ciudad, que nos permita aportar desde la Corporación para que se adopten políticas públicas, estrategias e inversión adecuada de recursos que tengan como fin principal mejorar la calidad de vida de los villavicenses.

¿Para dónde va Villavicencio? ¿Cuál es su proyección? ¿Qué necesitan los ciudadanos? Son preguntas que deben ser analizadas desde la objetividad y sin apasionamientos. Por esa razón, tras la contienda electoral hemos recurrido al pueblo, a los amigos que nos apoyaron, a los que no, a los gremios, a la academia, a estudiosos e incluso a políticos de todas las vertientes, para poder consolidar una gran perspectiva, una gran visión de ciudad.

Gracias a este trasegar, hoy conocemos los enormes retos que tenemos para hacer de Villavicencio una ciudad competitiva e influyente en el país.

Un plan de desarrollo real

De entrada, nos encontramos con una realidad financiera que enciende las alarmas. A pesar de que Felipe Harman juró en campaña que no nos endeudaría, al terminar su gobierno nos deja con una deuda que supera los 130.000 millones de pesos con corte a julio de 2023. Esto nos obliga a fijar una posición crítica desde el Concejo para garantizar que las metas del plan de desarrollo estén ajustadas a la realidad financiera de esta capital; una postura crítica, pero proactiva, que vele por la eficiencia y eficacia del Gobierno municipal en este periodo constitucional.

A ordenar el POT

Villavicencio como un territorio armónico e incluyente, una ciudad que crece aproximadamente 14.000 habitantes por año, debe poner todas sus miradas sobre la prestación efectiva de los servicios públicos. No es aceptable que hoy en día se le dé la espalda a sus fuentes hídricas, que no exista una planeación eficiente en la expansión de redes de acueducto y alcantarillado, y que el servicio sea deplorable. El crecimiento demográfico exponencial, nos deja tareas enormes como la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), con la que estamos absolutamente comprometidos.

La movilidad debe cambiar

Todos sabemos que Villavicencio colapsa en materia de movilidad, que como vamos no nos acercamos a los principios de bienestar, sostenibilidad y competitividad, y que es momento de pensar en la movilidad sostenible, movilidad para la competitividad y el desarrollo; priorizar la movilidad peatonal y en bicicleta; entender la malla vial y el transporte público como elementos estructurales; facilitar la intermodalidad de los sistemas, la movilidad inteligente, la responsabilidad social y garantizar la accesibilidad para todos. En esta área, nuestro compromiso inicial es vigilar las acciones urgentes que tome el Gobierno municipal para recuperar la red semafórica y el uso eficiente de las tecnologías en esta materia. Poco a poco iremos cambiando el enfoque por uno más sostenible, más ajustado a las necesidades de hoy.

De la EAAV y otros demonios…

En otras latitudes no podrían creer que en pleno 2023 el sentir más importante de una ciudad como la nuestra, sea el agua. No cabe duda que la ineficiencia de la empresa que nos suministra este servicio, amerita abrir una amplia discusión sobre su futuro. Las fugas en el servicio, los malos manejos de dinero, y la pésima planeación, son algunas de las problemáticas que revisaremos en este periodo. Los villavicenses merecen un servicio de acueducto y alcantarillado digno.

“Villavicencio somos todos”

Y, Por último, pero no menos importante, tenemos la enorme necesidad de fomentar la participación ciudadana como fenómeno de identidad. Es nuestro deber hacer que las comunidades se sientan parte integral de las decisiones del Gobierno, y herramientas como las redes sociales serán clave para ello.

Ahora, solo resta decir que estamos listos para afrontar el enorme desafío de devolverle el rumbo a la ciudad que amamos y que, pese a las malas experiencias del pasado, Villavicencio sí tiene arreglo.

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS