Los nuevos caciques de la política en el Meta
Connect with us

Política

Los nuevos caciques de la política en el Meta

Felipe Harman y Arley Gómez se convierten en potenciales transformadores de la política regional.

Publicado

on

ViveElMeta.com

El éxito electoral de Juan Felipe Harman, que le convertirá en el primer alcalde de la izquierda en la historia de Villavicencio, marca un antes y un después en el panorama político de una ciudad históricamente de derecha.

Harman echó abajo todo pronóstico que, a lo largo de la campaña política, puso por encima suyo a los candidatos de una clase política imperante y con visos de perpetuidad, representada hasta entonces en Fabián Torres y Alexánder Baquero.

Vea también:

De ese modo, el ascenso del exconcejal Harman se convirtió en el tiro de gracia a una dirigencia política tradicional que hasta el pasado 27 de octubre parecía inderrocable, pero que ahora empieza a desdibujarse y a abrir paso a nuevos liderazgos.

Resulta particularmente sorprendente ver cómo los partidos y movimientos alternativos empiezan a ganar espacios. En esta misma contienda el candidato a la Gobernación por el Partido Verde, Arley Gómez, libró una batalla de ‘tú a tú’ ante a Juan Guillermo Zuluaga, desde entonces considerado el más fuerte de los postulados, consiguiendo más de 128 mil votos y perdiendo frente a él por una diferencia inferior a los 24 mil, lo que le convierte en un referente importante de la política regional.

Pero el poderío que en las pasadas elecciones consiguieron los alternativos va más allá de haberse quedado con la principal Alcaldía del departamento. Con Arley Gómez, el partido Verde, por ejemplo, se convirtió en la única colectividad con tres curules en la Asamblea del Meta.

Esta realidad contrasta con la de partidos como el de Gobierno, Centro Democrático, que además de no sacar candidato a la Alcaldía de Villavicencio, sufrió una amarga derrota con su candidata a la Gobernación, Nohora Tovar Rey, quien ocupó el cuarto puesto en orden descendente de votación. Y así mismo, el partido cedió uno de sus escaños en la Asamblea departamental, quedándose solo con un representante en la Corporación.

Al final del ejercicio la mejor conclusión podría ser que si se quiere ganar en el Meta, cambiar el modo de hacer política es inexorable; y que de la buena o mala gestión de los candidatos alternativos electos para los diferentes cargos y corporaciones, dependerá el renacer de la política tradicional del departamento.

Lo Más Leído Del Mes