Acueducto de Villavicencio, nuestro gran desafío
Conéctate con nosotros

Opinión

Acueducto de Villavicencio, nuestro gran desafío

Publicado

on

ViveElMeta.com

Por: Armando Baquero

El pasado 8 de enero tuve la oportunidad de acompañar a la gobernadora Rafaela Cortés y el alcalde Alexander Baquero, a una visita técnica que se realizó a la Bocatoma Quebrada la Honda. El recorrido inició en la vereda Santa María La Baja; desde allí caminamos cerca de 17 kilómetros por vías en condiciones precarias que nos condujeron hacia la más grande fuente de captación de agua que tiene nuestra ciudad, puesta en funcionamiento hace más de 25 años.

Una vez allí, pudimos evidenciar las adversidades geológicas y geográficas que afectan el suministro de agua para la ciudad. Esa bocatoma es, quizá, el mayor dolor de cabeza de todos nosotros los villavicenses, que hemos sufrido la precariedad del servicio durante muchos gobiernos, unos más negligentes que otros.

Pero este particular recorrido, además de confirmar lo anterior, nos enseñó de primera mano las preocupantes condiciones en las que se encuentra la bocatoma: tubería averiada, maquinaria enterrada, elefantes blancos y miles de millones sepultados en esta gran montaña, que pareciera ser un gran panteón de la corrupción.

La exposición de la tubería a la corriente del río Guatiquía ha ocasionado problemas recurrentes, incluyendo remoción en masa durante las temporadas de lluvia, con las que se afecta la continuidad del suministro. Cuando esto ocurre, se activan las dos estaciones de bombeo de Puente Abadía y Babaría que, aunque brindar una solución temporal, le representan más de 800 millones de pesos mensuales al municipio por concepto de energía: ¡insostenible por donde se le mire!

Lea también: Concejo de Villavicencio: los retos del próximo cuatrienio

Según un estudio de la EAAV realizado en 2021, por distintas razones que afectan el suministro, existe una preocupante fuga del 67 % del líquido, es decir, que de los 1600 litros que se captan, se facturan menos de la mitad. Esta situación, se traduce en pérdidas comerciales significativas que superan la media nacional, que es del 30 %.

Con todo esto, desde mi ejercicio como concejal de Villavicencio, he planteado el siguiente plan de acción:

  1. Revisión de Contratos: propongo una exhaustiva revisión de los contratos de los últimos 10 años entre el municipio y la empresa, con el objetivo abordar la problemática de la tubería, estableciendo medidas y compromisos específicos.
  2. Seguimiento a la Obra «Fuente Alterna Río Sardinata»: comprometiéndome a supervisar de cerca la inversión de 100.000 millones de pesos anunciada por la gobernadora del Meta, a través de la cual se busca suministrar el preciado líquido de manera permanente a la Comuna 8 y áreas de expansión. Trabajaremos en conjunto con la Asamblea Departamental del Meta para garantizar su eficacia.
  3. Vigilancia de la Consultoría de Alto Nivel Profesional: de esta manera garantizaremos el buen desarrollo de la medida anunciada por la gobernadora y el alcalde de Villavicencio, que promete arrojar una solución definitiva.
  4. Concientización y Participación Ciudadana: fomentando la conciencia ciudadana sobre la importancia del pago oportuno del servicio de agua. A pesar de las dificultades, reconocemos el esfuerzo del 90 % de los villavicenses que cumplen con sus pagos.

Con estas acciones, buscamos asegurar el acceso sostenible al agua en Villavicencio, abordando de manera integral los desafíos identificados y trabajando en colaboración con los entes territoriales para el beneficio de toda la comunidad.

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS