Conéctate con nosotros

Regionales

Estudio reveló excesivo consumo de comida chatarra en jóvenes del país

Un estudio realizado por el Ministerio de Salud, en 80 mil preadolescentes y adolescentes del país, en edades entre los 13 y 17 años, reveló el consumo excesivo de bebidas azucaradas, comida chatarra y productos de paquete, durante el descanso escolar, resultados que encendieron las alarmas en las autoridades de salud.

Publicado

on

ViveElMeta.com

Un estudio realizado por el Ministerio de Salud, en 80 mil preadolescentes y adolescentes del país, en edades entre los 13 y 17 años, reveló el consumo excesivo de bebidas azucaradas, comida chatarra y productos de paquete, durante el descanso escolar, resultados que encendieron las alarmas en las autoridades de salud.

Vea también: Estos son los parques del Meta que se vestirán de Navidad

Según explicó Liliana Hernández, nutricionista de la Secretaría de Salud del Meta, la solución no está en suspender de manera radical las bebidas azucaradas, como gaseosas, tés saborizados, jugos industrializados en botella o caja y refrescos, sino en desestimular la inclusión de estos productos en las onces para evitar que su consumo se convierta en un hábito.

“Estos alimentos no deben estar en el menú de nuestros hijos. Si estuviese debería ser de manera esporádica. Tampoco se recomiendan los alimentos procesados y ultra procesados que vienen en paquetes como papas fritas, galletas con adición de chocolate o cubiertas, ponqués con rellenos, comidas rápidas: hamburguesas, embutidos procesados como salchichas o sándwich a base de mortadela; harinas y refinados como panes blancos” advirtió la profesional de la salud.

Por el contrario, invitó a los padres de familia a incluir en la dieta de estos jóvenes: suficiente agua, fruta, alimentos energéticos como cereales y derivados: arepas, ponqués sin adición, galletas, pan integral, sándwich de queso, y alimentos proteico como huevo de codorniz, sándwich de pollo, queso y bebidas lácteas, alimentos que se deben suministrar más de una vez en la semana.

“Un primer ejemplo, un vaso de avena con leche, un ponqué sin cubierta y una tajada de mango o fruta en cosecha. También se puede optar por un jugo natural bajo en azúcar, una arepa casera y un huevo de codorniz, o pueden preferir una botella con agua, una mandarina o manzana», agregó.

Con relación a las cantidades adecuadas de frutas dijo, que en los más pequeños la medida exacta son dos porciones, y en los mayores de 13 años entre 3 y 5 porciones, como lo determinó la Organización Mundial de la Salud.

En cuanto a otros productos como emparedados, aseguró que un niño menor de 8 años lo debe consumir con un solo pan, un niño de 9 años, medio sándwich y un niño mayor de 13 años debe ingerir uno completo.

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS