Conéctate con nosotros

Opinión

Cataclismo microbiológico y asignaturas pendientes

La presencia del Coronavirus en estos lares con urgencia activó la preparación de efectivos remedios caseros antes que la obtención de las vacunas

Publicado

on

Oscar-Alfonso-Pabon-3595
Foto Cortesía

Agoniza el año quizá más traumático que la humanidad ha tenido en los últimos siglos. Desde la salud mental imposible resulta cuantificar los impactos ocasionados por la pandemia del Covid 19. A lo mejor los recurrentes episodios de pánico y de tristeza han alcanzado techos más altos que los índices de contagios y muertes. 

La inédita e imparable viral infección de manera abrupta hizo y sigue modificando añejos patrones culturales y sociales, fenómenos jamás imaginados.

Por estos días reportes noticiosos internacionales son las vacunas contra el Coronavirus desarrolladas por científicos durante buena parte del tiempo que el virus se expande y azota por parejo. De varias marcas son y ya se administran por dosis a ciudadanos de algunos países. A la par surgen todo tipo de especulaciones sobre lo efectivas que pueden ser.   

Con base en lo anterior digo que en el contexto metense no he escuchado noticias que hablen más de la casera curación del Covid 19 en la cárcel villavicense con casi mil infectados, novedad que por semanas allí centró la atención periodística nacional. No hubo seguimiento noticioso.

Como lo supimos a mediados de año, de manera asombrosa no hubo fallecimientos en cambio sí la sanación de los cientos de contagiados y que los patios de la cárcel fueron laboratorios de tan exitosos experimentos.

Lea también: Apuntes sobre la paz de hoy y del conflicto armado de ayer.

Sin embargo –hasta donde conozco- semejante suceso de salud pública no mereció mínima atención gubernamental, académica ni científica. Ocurrió mientras que de manera paralela la avanzada multidisciplinaria ciencia -contra el reloj- investigaba las vacunas que hace poco fueron aprobadas.

Pero tampoco se conocen registros estadísticos de la demanda de los ingredientes que forman parte de la no patentada fórmula criolla contra el coronavirus, receta que se compartió sin reparo alguno sin restricciones por derechos de autor.

De esta manera no hemos sabido desde los gremios económicos, la academia y el periodismo sobre el agotamiento total en farmacias y tiendas naturistas de las existencias de Aspirina de 500 mg -de fabricación gringa-, una muy llamativa noticia económica. Tampoco de la asombrosa venta de limones, Moringa, Eucalipto y otras hierbas medicinales, ni mucho menos de la inusitada preferencia de la popular panela sobre el azúcar.

La presencia del Coronavirus en estos lares con urgencia activó estrategias para preparar remedios caseros mucho antes que la obtención de las científicas vacunas. Y por efecto directo esos tratamientos activaron endógenas micro economías agroindustriales.

Pero a pesar de lo evidentes y demostrables dichas experiencias no fueron tomadas como temas de estudio, por tanto al culminar el año del comienzo de la pandemia son materias pendientes muy difíciles de habilitar.

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS