Sacerdote y seminarista de Ciudad Porfía condenados por abuso sexual
SÍGUENOS

Judiciales

Sacerdote y seminarista de Ciudad Porfía condenados por abuso sexual

Ambos aceptaron los cargos por Acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo, y deberán purgar condenas de 16 y 12 años, respectivamente.

Publicado

on

ViveElMeta.com

El sacerdote Fausto Coronel Riveros y el seminarista Evelio Ortiz Macías, de la iglesia católica Nuestra Señora de los Dolores del barrio Ciudad Porfía, en Villavicencio, fueron condenados por el delito de Acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

Vea también: Un concejal del Meta involucrado en hurto de ganado

Según se estableció en la investigación, ambos abusaron de un monaguillo en el pasado mes de diciembre. El delito se consumó en la sala de la iglesia, a donde el menor acudió para ver televisión y donde se encontraba el seminarista luego de dictar clases de catequesis.

Fue el mismo niño quien le contó a su papá sobre el desafortunado hecho, y de por lo menos otros cinco que había padecido por parte del sacerdote.

De inmediato el progenitor del menor interpuso la denuncia ante la Fiscalía Delegada para el Centro de Atención Integral a las Víctimas de Violencia Sexual (Caivas). El acusado sacerdote aceptó los cargos, y fue sentenciado el pasado 20 de septiembre a 16 años y 2 meses de prisión.

Por su parte, el seminarista tardó un poco más para aceptar su responsabilidad, sin embargo lo hizo y fue condenado el pasado viernes a purgar una pena de 12 años y 6 meses en prisión, por el delito de Acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado en concurso homogéneo y sucesivo.

La parroquia del sur de la ciudad ya cuenta con otro sacerdote, el cual ocupó el cargo del condenado Coronel Riveros.

Advertisement

Judiciales

“En camino al amor eterno”: pareja se suicidó a lo Romeo y Julieta

Entre el material probatorio recaudado por las autoridades, se encontraría un par de cartas en las que cada uno se refería a sus familiares con tono de despedida.

Publicado

on

ViveElMeta.com

Bajo el puente ubicado en el kilómetro 70 de la vía que conduce de Villavicencio a Bogotá, sector Pipiral, hallaron este jueves los cuerpos sin vida de los jóvenes Laura Sofía Velásquez Laverde, de 16 años, y César Steven Montero Ortiz, de 20, quienes de acuerdo con las primeras versiones, habrían saltado al vacío horas atrás.

Vea también: Agente de tránsito involucrada en accidente iba alcoholizada

Entre el material probatorio que lleva a las autoridades a tener esa como la principal hipótesis, se encontraría un par de cartas en las que cada uno se refería a su familia con tono de despedida.

Una de las misivas, la de Laura Sofía, que ha sido revelada en las últimas horas, expresaba: “Yordan y James, yo sé que van a ser grandes en el fútbol se los juro que así va a ser. Daniela y Brayan los quiero hermanos y sé que van a hacer (a ser) grandes también. Los amo. Perdón. Padres y hermanos”. En cuanto a lo comunicado por César Steven a los suyos no se conoce la prueba física, sin embargo, se habla de una nota en la que les expresó a sus familiares que no lo volverían a ver. 

Así mismo, se evidencia que como último mensaje en Facebook, Laura Sofía publicó una imagen en la que aparece con César Steven, acompañada con la frase “en camino al amor eterno”, lo que invita a pensar que juntos habían planeado su destino.

Horas después del hallazgo de los cuerpos, el CTI de la Fiscalía realizó la inspección técnica a los dos cadáveres y dio apertura a la investigación que busca esclarecer el asunto.

Por su parte, la Secretaria de Salud del Meta le recordó a toda la comunidad metense que la línea contra el suicidio es la 312 575 1135, atendida por profesionales de la sicología dispuestos para brindar apoyo a todos quienes lo requieran.

Continúe Leyendo

Judiciales

Jóvenes ciclistas desafían a la muerte en la ‘Curva del Tigre’

Los intrépidos ciclistas se ubican en la Glorieta de la Grama porque en ese punto los conductores descienden la velocidad, y ellos pueden colgarse de las tractomulas.

Publicado

on

ViveElMeta.com

Luego del fallecimiento de dos jóvenes ciclistas de 16 y 20 años de edad, quienes quedaron bajo las llantas de un tractocamión del que se suspendían en ascenso a la ‘Curva del Tigre’, La presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio La Grama, Gina Rico, exigió la presencia de agentes de tránsito en el sector, a fin de evitar que accidentes como estos se repitan.

Vea también: Cierran establecimientos públicos por venta de licor de contrabando en Villavicencio

“En la comuna uno, el agente de tránsito no aparece para nada. En la Avenida Al Llano, ellos solo se ubican pasos abajo de la Glorieta, por la margen derecha, cuando realizan los retenes“, denunció la mujer.

La ausencia de las autoridades en esa zona ha sido aprovechada por niños y adolescentes, entre los 8 y 16 años de edad, provenientes de barrios como Ciudad Porfía y Los Libertadores, quienes emprenden la arriesgada práctica a altas horas de la noche.

Los jóvenes se ubican en la Glorieta de La Grama porque en ese punto los conductores descienden la velocidad y ellos pueden colgarse de las tractomulas, para luego lanzarse metros más adelante”, narró.

Por su parte, la Policía Metropolitana de Villavicencio informó este lunes que se decomisarán las bicicletas cuyos ocupantes osen sujetarse de este tipo de automotores. Como en su mayoría, los que realizan este tipo de maniobras son menores de edad, el velocípedo sería entregado únicamente a un adulto responsable y bajo las respectivas condiciones. 

Según Gina Rico, a la fecha se ha registrado la muerte de ocho menores en desarrollo de la peligrosa práctica. 

Continúe Leyendo

Lo Más Leído Del Mes