Conéctate con nosotros

Nacionales

Tapabocas: salvación de unos y la condena de otros

El impacto ambiental por el uso de tapabocas y guantes de látex es elevado para los ecosistemas

Publicado

on

contaminacion-tapabocas-3929
Foto @ViveElMeta

La llegada de la pandemia provocó la utilización de elementos de protección que mitiguen el contagio por covid-19, pero también despertó la amenaza por contaminación en lugares que terminan atentando contra la fauna silvestre.

Según Carlos Humberto Barreto Tovar, director de Licenciatura en Ciencias Naturales, “el impacto ambiental es alto porque estos desechos irán, en la mayoría de los casos, a las fuentes hídricas que, a su vez, llegarán al mar. Con ello, se afecta a la diversidad biológica marina y se incrementan las islas de basura que se encuentran actualmente en los océanos”

En la historia de la humanidad, no se había visto que en las playas, océanos y vertederos se hallaran grandes cantidades de tapabocas, frascos plásticos de antibacteriales o guantes de látex, estos últimos terminan siendo confundidos con comida por los animales y aceleran la extinción de algunas especies.

Lea también: Declaran alerta roja hospitalaria en el Meta.

En los centros de salud hay un protocolo estricto para la manipulación de estos desechables, pero ahora con su uso constante por parte de la ciudadanía no hay una orientación para la disposición final.

Una de las opciones más viables para evitar que se siga contaminando el ecosistema, es diseñar estos implementos con material biodegradable o incinerar los residuos sólidos urbanos; como el último es un proceso tan costoso y no se puede realizar en el país, desde casa se podría indicar con una bolsa roja los elementos que son de riesgo biológico; sacar la basura minutos antes de que pase el camión para que no sea saqueada por algunas personas o animales que la riegan y no son devueltas a las bolsas; utilizar tapabocas reutilizables y evitar salir de casa para mitigar el uso de estos elementos.

Una mascarilla

demora al rededor de 400 años en degradarse, estando en el mar amenaza no solo a los animales sino también a la vida humana, convirtiéndose en un problema de salud pública que difícilmente se podrá tratar si no se toma conciencia desde ahora. 

RADIO ONLINE

Publicidad

ÚLTIMAS NOTICIAS